Sima PB-4

Hoy reflejamos esta actividad del Club de Montaña Acclivis en la que varios miembros accedieron a la Sima PB-4, visita obligatoria para el amante de la espeleología.

El Arroyo de la Rambla, afluente del Río Guadalentín, se localiza entre los términos municipales de Peal de Becerro y Cazorla , al SE de la provincia de Jaén , colindando con el término de Castril (Granada). Las aguas de dicho arroyo se precipitan en cascada sobre las Fuentes de Valentín, en época de estiaje (Cavidades PB-1 y PB-5) y directamente sobre las aguas del Pantano de la Bolera en invierno. La boca principal del Complejo (PB-4) se abre en la ladera norte del Arroyo de la Rambla a una altitud sobre el nivel del mar de 1000 m.

La estrecha entrada principal, da paso a una sala de suelo accidentado por los bloques que lo tapizan, al fondo, se abre la sinuosa continuación. Pasos estrechos y resaltes descendentes conducen casi a nivel del Arroyo, siendo frecuente encontrar esta zona inundada.

El agua accede al sistema a través del sumidero PB-6, localizado junto al cauce del arroyo, bajo la entrada de PB-4. Un estrecho pasillo con el suelo cubierto de arcilla, seguido de varias trepadas conduce, de nuevo, al nivel de la sala de entrada, fuera del alcance de las aguas. Nos encontramos al comienzo de la galería principal, con una longitud de unos 1100 m hasta el sifón.

A unos cien metros de la boca, una nueva sucesión de resaltes, fácilmente superables, nos devuelven al nivel teórico del agua, cambiando, en este momento, fuertemente la morfología de la cavidad. Tras varios remontes y descensos la dimensión de la galería aumenta. En esta zona se localizan las dos posibles entradas a la Red de los Talegas (Galería Roja, Sala Alicia, y a la nueva boca de entrada). Continuando por la galería principal se llega al Paso Javi, pequeño laminador que cortocircuita una barrera de roca; este paso es muy frecuente encontrarlo inundado, si esto sucede el paso es posible realizarlo ascendiendo por una fuerte rampa a la derecha, seguido de un nuevo descenso que lleva, al nivel de la galería principal.

La continuación es obvia, solo hay que seguir la galería, eso sí, con algún que otro estrechamiento y paso entre bloques, hasta llegar a la galería de los Niveles con abundancia de calcita flotante y estalactitas epifreáticas. Desde aquí una serie, casi interminable, de trepadas y destrepadas entre bloques y coladas, algunas de ellas con la ayuda de escalas metálicas llevan, si no nos encontramos algún tramo inundado, a la Sala del Sifón, tras recorrer los 1100 m de la galería principal. A lo largo de todo el recorrido se abren pequeñas galerías laterales de escaso desarrollo. La Sala del Sifón, de grandes dimensiones, presenta diferentes posibilidades de continuación, todas ellas mediante el empleo de técnicas de progresión vertical.

A unos 30 m de altura sobre el nivel del agua, se abren una serie de pequeños conductos que logran franquear el sifón, para descender directamente sobre un lago de nivel muy fluctuante. Desde aquí se abre una gran galería de similares proporciones a la Sala del Sifón que con nuevas trepadas y descensos progresivos lleva, tras recorrer unos 500 m, al gran cañón que conduce sus aguas subterráneas a las Fuentes de Valentín.

Es de especial mención las frecuentes inundaciones, sin previo aviso, que presenta esta cavidad, motivadas en parte por la pluviometría de la zona y por el nivel que en cada momento presente las aguas del embalse de la Bolera.

 

Imágenes de la actividad:

Espeleologí­a: sima PB-4 from Club Acclivis on Vimeo.

Fuente texto: Manuel J. González (S.G.E.G.)

Deja un comentario