La Senda de Camille. Etapa IV.

La Senda de Camille. Etapa IV: Aysa (Somport) – Refugio Arlet.

El Albergue Aysa (cuyas habitaciones no nos habían causado una impresión demasiado buena) quedaba atrás, y emprendíamos de nuevo nuestro camino cruzando el paso fronterizo de Somport e introduciéndonos en Francia. La primera parte de ésta etapa coincide con parte del Camino de Santiago en un par de kilómetros. Es bastante llana y apacible hasta retomar el recorrido de la Senda de Camille, que rápidamente nos asciende por un camino empedrado en el interior de un frondoso bosque.

Al llegar al final del camino la pendiente se suaviza y tomamos el desvío que queda a nuestra derecha en dirección al aparcamiento ya por sendero. Rodeamos el río y tras unos centenares de metros de pista forestal y comienza un fuerte ascenso ya por sendero cuando dejamos atrás una cabaña de pastores donde se vende queso. La senda nos lleva hasta un collado, donde se encuentra una granja o casa de campo con vacas. Desde éste punto puede verse la senda que surca y asciende de forma pausada por la ladera, aunque ya sin un solo árbol que nos de sombra.

Al llegar a lo alto de éste collado (Col lapachaouae), podemos ver lo lejos y abajo que hemos dejado la granja de ganado. En éste punto la senda se suaviza y llanea en gran parte hasta llegar a los últimos repechos que, nos dejan ver que tenemos a 500 metros el Refugio Arlet, situado frente a un gran ibón de donde se proveen de agua para todo tipo de servicios. Puesto que en éste refugio no hay ducha los  montañeros pueden asearse en el propio ibón. Al llegar al refugio tomamos un baño en aquellas (no demasiado frías) aguas, que sin duda relaja nuestras piernas que habían recorrido unos 19 kilómetros y mas de 1.200 metros de desnivel positivo. Antes de la cena contemplamos uno de los atardeceres mas bonitos de durante éstos días.

En el dormitorio totalmente diáfano, caben unas 35 personas. Tiene unos colchones e instalaciones bastante nuevos, se nota que ha sido reformado desde hace poco tiempo. El menú de la cena de aquella noche fue: 1º sopa de verduras, 2º cuscús y guiso de carne, de postre natillas.

El cansancio comenzaba a acumularse en las piernas tras cuatro días, comenzaban a salir las primeras ampollas.

Deja un comentario