Sierra de la Cabrilla (II), Cazorla.

Por fin después de varia intentonas hemos coronado las Cabrillas del “Murciano”. El Viernes 28 en el club Victor Machón comenta la posibilidad de volver a la sierra de la Cabrilla prácticamente una semana después de haber estado allí esta vez iríamos con el coche de su suegro un SEAT panda que por lo visto es mas alto que un coche de los de hoy en día.

En esto que se acerca Manuel de Paco y le comentamos nuestras intenciones y él decide unirse a nosotros, quedamos de acuerdo para salir a las cinco de la mañana.

Pasamos por el control de Rambla Seca alrededor de la 9,30 dejamos el coche un poco más adelante después de equiparnos iniciamos la marcha exactamente en el mismo sitio que la vez anterior en Semana Santa, tras unos doscientos cincuenta metros, de empinada subida, al contrario que la vez anterior que nos desviamos un poco a la izquierda, esta vez nos desviamos a la derecha ganando muy poca altura nos conduce hasta la entrada de las “Torcas de Navalasno” desde donde ya podemos ver la extensa planicie de “Navalasno y las Cabrillas”.

Una vez en las “Torcas de Navalasno” paramos a tomar un bocado, tras el bocata nos disponemos a cruzar la planicie de Navalasno que no pudimos apreciar su tamaño hasta ver a Victor que venia un poco rezagado.

Una vez en la base del macizo decidimos subir por un barranco que se ve bastante marcado, y no parece que vaya a darnos problemas, tras unos doscientos metros llegamos hasta un collado que une las dos cabrillas decidiendo atacar , primero el cerro de las “covachas” el que esta más al NW, espero pasado el collado a Manolo y le comento que me adelantaré un poco para encontrar una subida en condiciones pues la cumbre se encuentra en un farallón rocoso con muy pocas entradas ,después de encontrar una posible subida aviso a Manolo y empezamos a subir a medida que vamos subiendo la progresión se convierte en una trepada bastante complicada no por la dificultad de la trepada en sí sino que se debe a la roca que es un gran “Lapiaz” enredado de matorral rastrero, donde en ocasiones no sabes donde poner los pies, ya en la misma cumbre sucede lo mismo, prácticamente no podemos ponernos de pie por las grandes grietas existentes no podemos ni saborear la cumbre, dado lo incomodo de la misma en eso que vemos a Víctor a gritos y por señas le indicamos que no continué y que nos espere en el collado y así lo hace.

Después de buscar una bajada más adecuada iniciamos el descenso con mucha precaución dado lo empinado y resquebrajado del terreno una vez reunidos con Victor comentamos que el sitio por donde hemos bajado quizás sea la mejor ruta posible.

 

Seguimos camino al la siguiente cumbre el Cerro de los Tornajos esta al contrario que la anterior no encontramos ninguna dificultad en llegar a su cima donde permanecemos un buen rato disfrutando de las espléndidas vistas.

Nos disponemos a iniciar el descenso teniendo algunas dudas por donde realizarlo hasta que nos ponemos en marcha en dirección a unas ruinas que hay en la planicie, donde pasamos un rato descansando de la larguísima bajada también comentamos si vamos a subir a la Cabrilla mas alta de todas, la que el Murciano no nombra en su libro tal vez por entender que este pico sea un contrafuerte del Empanadas máxima altura de las sierras de Cazorla y Castril al final dado la hora decidimos volvernos no sin antes hacer una visita a una de las dolinas que hemos visto en la zona de las torcas .

Vista esta dolina que no parece tener mala pinta decidimos reanudar el camino de vuelta pasando por donde nos habíamos quedado en Semana Santa a un kilometro escaso de las Torcas de Navalasno. En el camino de vuelta encontramos varios abrigos de pastores dejando anotadas sus posiciones por si acaso los necesitásemos alguna vez.

Continuamos con el descenso con la intención de encontrar un viejo camino de “saca” que ya recorrimos Tano y yo en una ocasión anterior, el encuentro con este camino se hace de rogar pero al fin y siguiendo las fieles indicaciones de mi GPS encontramos sin ningún problemas el camino que nos conduce hasta el mismo coche llegando a este alrededor de la cuatro de la tarde trasladándonos al refugio de Rambla Seca donde comimos y viendo en el lamentable estado que lo habían vuelto a dejar algunos desaprensivos.

 

Deja un comentario