Puntal de Rodas, 1503 m. Desde la aldea de Los Chorreones.

Los Chorreones, situada a 950 metros de altitud, es una de las trece pedanías que pertenecen a Yeste (Albacete). Desde Yeste, cogeremos la carretera A-63, dirección camping del río Segura, pasado este y la aldea de La Donal, sobre el Km 20’300, veremos el cruce de Los Chorreones a la izquierda, tras cruzar el puente sobre el arroyo de Peña Palomera de la Alcantarilla. Un camino rural asfaltado con fuerte pendiente y unos 3 o 4 Km de recorrido, es lo que queda para llegar a nuestro destino.

Un frio intenso que debido a las fuertes rachas de aire se intensifica más, nos hace abrigarnos con todo lo que llevamos. Cogemos un camino de tierra teniendo como referencia un poste de (luz, repetidor), pasamos por un cercado lleno de ovejas, alcanzamos un cruce de caminos y tomamos el de la derecha buscando el inicio del sendero, como no lo encontramos, aprovechamos las trochillas de los animales para ir remontando la ladera, pues nuestro objetivo está justo sobre nuestras cabezas.

Debido al incendio que se produjo en el 94 y que quemó unas 12.000 hectáreas, han desaparecido los senderos por culpa de las torrenteras y a la regeneración desordenada de la naturaleza que los ha cubierto de espinos, romeros y pinos en su mayor parte. En la parte alta, llegando a las paredes de los cantiles, todavía se pueden apreciar algunos restos del antiguo sendero de mampostería que nos cuela entre las altas paredes y nos deja al otro lado de los murallones que esconden el Puntal de Rodas.

Ya tenemos a la vista el Puntal con una espectacular vista al valle que se extiende a sus pies, giramos hacia la derecha siguiendo un senderillo que nos deja en un collado junto a las ruinas de una antigua casa. Sin sendero evidente y entre sabinas y enebros, iniciamos el ultimo repecho a la cumbre, en la cual, nos encontramos el vértice geodésico justo al borde del precipicio (nunca mejor dicho).

Unas vistas increíbles, el Calar de la Sima, Calar del Mundo, Cabeza de la Mora, Puntal de la Misa, todas ellas, cubiertas con un manto blanco que pronto desaparecerá bajo los nubarrones que bajan hasta el valle y que dejan caer unas cuantas cortinas de agua (nos libramos por los pelos) pues pasaron rozándonos.

Regresamos al collado y nos dirigimos hacia el Puntal de Guerreros, sin sendero y peleándonos con el matorral, conseguimos llegar a la bajada que nos deja junto a un abrevadero de animales, seguimos una trochilla que va rodeando un cantil y nos deja en el Puntal de Guerreros, no podemos entretenernos mucho porque el mal tiempo se nos echa encima. Descendemos por una zona más limpia de arboleda y nos dejamos caer hacia el arroyo de los Chorreones, tras recorrerlo un tramo, salimos por unos antiguos corrales bajo los cantiles, los rodeamos y bajamos hasta encontrar un viejo camino que vamos atajando hasta entroncar con un viejo sendero que nos deja en los lavaderos de la aldea bajo una fina lluvia.

Actividad llevada a cabo el día 27-11-21, con un recorrido de casi 11 Km y un desnivel + de 725 metros, un total de 5’15 horas de las cuales 1’33 han sido de paro. Ruta sin sendero, todo campo través, indispensable el GPS, no apta para todos.

Powered by Wikiloc

La ruta comienza en la aldea de Los Chorreones, casi despoblada, pero aún viva y conservando el aire de la vida tradicional serrana. Por el camino del repetidor, empezamos a subir, no sin dificultades, pues el incendio del 94 y la posterior regeneración desordenada de la naturaleza, han borrado los viejos caminos, que ahora están ocupados por espinos y romeros que tratarán de impedir nuestro avance.

Pero todavía quedan pasillos que nos permitirán descubrir el camino de herradura que doblega riscos y acantilados y que, amablemente, nos lleva a las paredes de piedra y farallones que guardan al Puntal de Rodas. Solo andar por estos viejos caminos compensan cualquier esfuerzo. Pero es que, el espectáculo en lo alto es maravilloso. El valle del Segura, del Tus y los Calares están al alcance de nuestra mano, se muestran en toda su belleza. Y formaciones de piedra caliza nos guardan.

Imágenes de la actividad:

 

Deja un comentario